El carbayón de Valentín

valentin01
Carbayón de Valentín (Tineo). Foto: Alberto Montes http://www.panoramio.com/photo/8039629

El carbayón de Valentín es un roble centenario que se encuentra en Valentín, un pueblo del concejo de Tineo. Está situado al lado de una iglesia, y se cree que tiene más de 500 años, ya que se habla de él en varios documentos anteriores al descubrimiento de América (1492).

No es un árbol muy alto; solo mide 9 m. Pero su impresionante tronco mide más de 10 m de circunferencia, y su copa mide 16 m.

Es uno de los robles más antiguos de Asturias, y también de España. Por eso fue declarado monumento natural en 1995.

valentin02

La carballeda del Tragamón

tragamon01

La carballeda del Tragamón es un bosque de robles centenarios que se encuentra a las afueras de Gijón. Se trata de un ejemplo de bosque adehesado, que es un tipo de bosque más despejado que otros robledales de Asturias.

Estos bosques se uitilizaban como fuente de madera y para pasto del ganado. Son más frecuentes en las zonas mediterráneas. En el norte los robledales son bosques más tupidos.

En El Tragamón hay otras especies además de robles: castaños, hayas, arces, cerezos o fresnos. Y también aves: mirlo, petirrojo, pinzón,…, etc.

En el año 2003 fue declarado Monumento Natural, por lo que es un lugar protegido, y forma parte del Jardín Botánico de Gijón.

tragamon02

Quinquefolia; una planta trepadora

quinquefolia2
Detalle de la hoja con los cinco foliolos (de ahí el nombre de Quinquefolia)

Si visitas la zona del patio donde están los semilleros, podrás ver una pared que por esta época está tapizada de rojo intenso. Es una planta trepadora llamada quinquefolia, o parra virgen. Su nombre científico es Parthenocissus quinquefolia, y es originaria de Norteamérica.

Es una planta de hojas caducas, que en otoño pasan del verde a este bonito rojo. Las hojas son compuestas, porque están formadas por cinco foliolos, u hojas más pequeñas. La hoja es ovalada, y con el borde dentado, como puedes ver en las fotos.

En los extremos de cada rama tiene unas pequeñas ventosas que se pegan a la pared con un líquido adhesivo que segrega la planta. Un par de plantas bastan para cubrir una pared de una casa. Por eso se utiliza para adorno de las fachadas.

La quinquefolia sirve de alimento para algunos animales, como las orugas de la polilla y otros insectos.