La Cueva del Cíclope Imagen de cabecera rotativa

La pintura de Van Gogh

Autorretrato de Van Gogh

El pintor holandés Vincent van Gogh es uno de los artistas más famosos del mundo.  En la actualidad sus cuadros alcanzan precios multimillonarios. Sin embargo, en su época no tuvo ningún reconocimiento, y apenas vendió ningún cuadro. Vivió  casi siempre solo, y sufrió enfermedades como depresiones y crisis nerviosas.

Murió muy joven, con tan solo 37 años, y pintó solamente durante unos diez años, pero en ese período de tiempo pudo pintar muchos cuadros. Algunos de ellos se consideran obras maestras, como los Girasoles, varios autorretratos, o la Noche Estrellada, por poner algunos ejemplos.

La pintura de Van Gogh se caracteriza por el fuerte uso del color, que alcanza gran expresividad, y por las pinceladas sueltas al estilo impresionista. Esta manera de pintar refleja también su fuerte personalidad y sus estados de ánimo.

Vincent Van Gogh nació en 1853 en una ciudad del sur de Holanda. Era hijo de un pastor protestante, y desde muy pequeño le gustó dibujar y pintar. Tuvo varios oficios, desde empleado en una galería de arte hasta predicador o profesor, pero con casi treinta años decidió que quería ser pintor. Pasó por una academia de arte, pero no le gustó, y en 1886 se traslada a París, que era el centro del mundo artístico de la época. Además, allí trabajaba su hermano Theo, que a partir de entonces le pagará sus gastos.

En París, Vincent conocerá al grupo de pintores impresionistas, que revolucionaron el mundo del arte con sus colores brillantes, sus pinceladas sueltas, y trabajando al aire libre. Van Gogh empezó a pintar como ellos.

Dos cuadros de Van Gogh de estilo impresionista

En París también descubre los grabados japoneses, que estaban muy de moda, y pinta varios cuadros imitando el estilo japonés. La vida en París era muy agitada, y muchos pintores buscaban sitios tranquilos con buen clima y luz apropiada para pintar al aire libre. Algunos se iban hacia el sur, y Van Gogh se trasladará a la región de la Provenza, en el sur de Francia. Además, estaba empezando a enfermar. Tenía problemas nerviosos, y en el campo podría recuperarse mejor.

Se instaló en la ciudad de Arles, y el paisaje y la luz le inspiraron para pintar muchos cuadros de colores vivos y pinceladas enérgicas, que se convirtieron en su estilo inconfundible.

La habitación de Van Gogh en Arles, y Campo de trigo en La Crau

Desde siempre, Van Gogh pintó muchos autorretratos. En este vídeo puedes ver muchos de ellos, cambiando de uno a otro con la técnica llamada “morphing”:

This movie requires Flash Player 9

En esa época pinta los famosos Girasoles. Poco después recibe la visita de un amigo pintor, Gauguin. Pero semanas después agravó su enfermedad, y tras discutir con Gauguin se corta parte de una oreja.

Girasoles, y Autorretrato con la oreja cortada

Tuvo que ser internado en un hospital psiquiátrico en Saint-Remy, un pueblo cercano. Allí pintó la famosa Noche Estrellada. Más tarde se trasladó a un pueblo del norte, Auvers, donde estuvo al cuidado del doctor Gachet. Pero su salud mental empeoró, y acabó con su vida en 1890.

Iglesia de Auvers, y Retrato del doctor Gachet

En la actualidad conocemos muchos detalles de la vida de Van Gogh a través de las cartas que le enviaba a su hermano Theo. A menudo le pedía dinero, pinturas y lienzos para poder seguir pintando, pero también le dibujaba bocetos de cuadros, y le contaba sus descubrimientos y sus estados de ánimo.

Dos cartas de Van Gogh a su hermano Theo

Firma de Vincent Van Gogh

>>Más info:

Dejar una respuesta