Archivo de la etiqueta | Pio Baroja

Descripción: Yurrumendi el fantástico

yurrumendi02

Fíjate en este texto. En él se describe a un personaje, un viejo marinero retirado:

yurrumendiEra Yurrumendi un hombre enorme, con la espalda ancha, la barriga abultada, las manos grandísimas, siempre metidas en los bolsillos de los pantalones, y los pantalones a punto de caérsele (tan bajose los ataba).

Tenía una hermosa cara noble, roja; el pelo, blanco; patillas, muy cortas, y los ojos, pequeños y brillantes. Vestía muy limpio; en verano, unos trajes de lienzo azul, que a fuerza de lavarlos estaban siempre desteñidos; y en invierno, una chaqueta de paño negro, fuerte, que debía estar calafateada como una gabarra. Llevaba una gorra de punto con un pompón en medio. Era soltero, vivía solo, con una patrona vieja; fumaba mucho en pipa, andaba tambaleándose y llevaba un anillo de oro en la oreja.

Yurrumendi había formado parte de la tripulación de un barco negrero; navegado en buques franceses, armados en corso; vivido en prisión por sospechoso de piratería. Yurrumendi era un lobo de mar. El Atlántico lo conocía desde Islandia y las islas de Lofoden, hasta el cabo de Buena Esperanza y el de Hornos. Sabía lo que son las tempestades del Pacífico y los tifones del mar de las Indias.

Yurrumendi había visto mucho, pero, más que lo que había visto, le gustaba contar lo que había imaginado. Nos tenía locos con sus narraciones.

Pío Baroja: Las inquietudes de Shanti Andía (1911).

Las ilustraciones pertenecen a la edición original; por Ricardo Baroja y Ramón Zubiaurre.

Descarga la hoja de trabajo

0