Cosas de 4º B Rotating Header Image

EL MISTERIO DE LA MÁSCARA

mascara_olaya

Hacía poco tiempo que Teo, Jennifer y Jessica habían abierto su agencia de detectives. Todavía no habían tenido ningún cliente, pero ese día el teléfono sonó, y era del Museo de Arte Moderno. ¡Por fin su primer caso! Debían investigar la desaparición de una máscara funeraria del siglo XI.
Con gran entusiasmo se pusieron manos a la obra. Lo primero que debían hacer era explorar el museo para encontrar pistas, y allí se dirigieron.
En la sala donde estaba colgada la máscara, Jessica se dió cuenta de que la pared donde estuvo la máscara estaba más amarillenta. Teo se acercó y comprobó que olía a lejía. Eran sus dos primeras pistas. Llegaron a la conclusión de que la pared había sido limpiada, pero, ¿con qué la podrían haber manchado? La respuesta estaba en el suelo, en donde había una pequeña mancha de chocolate. Teo, Jennifer y Jessica fueron a la oficina para ordenar sus pistas e intentar resolver el caso. Sabían que había sido un niño quien había manchado la pared y el suelo, porque un adulto hubiese sido más cuidadoso, pero los niños no podían entrar solos. ¿Pero entonces quién podía ser? Jennifer exclamó:
-¡Ya lo tengo! Tiene que haber sido uno de los hijos de los guardas.
A la mañana siguiente el misterio se resolvió. Interrogaron a los guardas y uno de ellos confesó: tenía un hijo pequeño que lo llevaba al museo para poder cuidarlo. Al niño le llamaba la atención la máscara, así que lo levantó para que la viera. Apoyó sus manosque tenía manchadas de chocolate y manchó la pared y la máscara. El guarda la había llevado a su casa para poder limpiarla, y todavía no le había dado tiempo a devolverla.
¡Caso resuelto!

0 Comentarios en “EL MISTERIO DE LA MÁSCARA”

Deja tu comentario