Cosas de 4º B Rotating Header Image

LA MÁSCARA DE DELFINOXTLI

mascara_ana
Hola, soy Ana y estoy a las puertas del Museo de Arte Moderno con mi amigo Mateo, estudiante de intercambio de Aztlán una isla situada en una laguna dónde se asentaron los primeros aztecas que se llamaban Atlacachichimecas él es descendiente de este pueblo azteca.

Mateo estaba deseando ver el Museo, ya que la joya más valiosa de éste había sido descubierta en su tierra por sus antepasados.

Si todo salía bien, Mateo me había prometido llevarme de visita a su país.
De repente empezamos a ver mucho movimiento en el Museo. En unos minutos salieron del Museo unos guardias de seguridad diciendo bien alto:

¡ Han robado la joya más valiosa del Museo, la máscara funeraria del rey Delfinochtli!, pero no pierdan la calma.

Empezó a haber mucho revuelo por parte de la gente que esperaba a la cola , Mateo y yo decidimos escabullirnos y nos fuimos a la parte de atrás del Museo buscando un sitio por donde pudieramos entrar y quizás investigar por nuestra cuenta. La cosa se ponía muy interesante, nada más dar la vuelta al Museo vimos un coche, que en ese mismo momento salió pitando, no conseguimos ver al conductor.

Nos metimos cautelosamente en el Museo, y escondidos detrás de una escultura conseguimos escuchar la conversación de los guardias con los policías. El investigador de turno iba a ser un tal inspector Benito. El director del Museo el Señor Néstor Alonso le explicaba al inspector que el valor de la máscara es más importante de lo que parece, entonces el director dijo:
¡ TAMBIÉN TIENE UN MENSAJE OCULTO! .

Mateo y yo nos quedamos patidifusos por que el poder de aquella reliquia era que quien la poseyese…

Al fondo del Museo conseguimos ver una puerta con un cartel, nos acercamos para ver que decía:

SALA DE RESTAURACIÓN

Conseguimos entrar, no había nadie, oímos la conversación de dos encargados del Museo hablando de que la máscara había desparecido de esa sala. La habían dejado allí  la noche anterior para que a la mañana siguiente Erika Montés así se llamaba la restauradora la tuviera impecable y ya lista para mostrarla en el Museo a los espectadores. Pero cuando fueron a recogerla se dieron cuenta de que las dos habían desaparecido.
Al día siguiente volvimos al Museo, nos dimos cuenta de que todo estaba muy tranquilo quisimos hablar con el director para comentarle lo del coche que habíamos visto salir corriendo, creíamos tener parte de la matrícula:
AV340…
Parecía coincidir con la matrícula del coche de la restauradora.
El director del Museo nos dijo que el inspector Benito estaba al tanto que no nos preocupásemos que al día siguiente el Museo de Arte Moderno abriría sus puertas, no entendíamos nada  ¿iban a abrir el Museo sin la máscara?.

Mientras tanto el inspector había encontrado a Erika Montés no le había dado tiempo a fugarse, la máscara estaba a su lado, el inspector perplejo leyó la inscripción decía:

MADE IN CHINA.

En realidad la verdadera máscara estaba en el Museo a buen recaudo, la copia era por seguridad por que ya sospechaban de la restauradora.
El mensaje oculto era demasiado valioso:
Llebava hasta una posible localización de la ciudad de ORO del imperio azteca.

Os cuento ésta historia desde México en donde estoy disfrutando con mi amigo Mateo de unas estupendas vacaciones.

Hasta Pronto, Cuates…

0 Comentarios en “LA MÁSCARA DE DELFINOXTLI”

Deja tu comentario