Cosas de 4º B Rotating Header Image

LA MÁSCARA DE DELFINOXTLI

mascara_diegos

Al día siguiente apareció por allí el inspector de 4º B llamado Solís, y les apretó las clavijas a los guardias de seguridad. Su perra Quira le enseña un rastro de oro
Solís se llevó todas las pruebas que encontró en el escenario del crimen. Después encontró sangre en los polvos de oro. Volvió al escenario del crimen y siguió el rastro de los polvos de oro, y dentro de un armario encontró un hombre muerto y desnudo, al parecer le robaron la ropa.
El inspector encontró una huella dactilar que le dijo dónde vivía y cómo se llamaba. Quira encontró la ropa, que dentro tenía un puñal.
Solís le dió otra chocolatina, porque encontró el arma homicida. Se fue a la casa del sospechoso, y a la entrada del váter había un cartel que decía:
“NO SEAS TONTO, Y ESPERA TU TURNO PARA ENTRAR AL VÁTER”.
El inspector se que dó muy enfadado por el cartel. Solís, sin pensárselo, entró en la casa y descubrió la máscara de Delfinoxtli y la levó al museo, y después, sólo con encontrar la máscara encontró al ladrón, orque estaba en el váter haciendo caca.
El inspector se lo llevó sin pantalones a la cárcel, y así concluyó el caso de la máscara de Delfinoxtli, con una perrita salvadora y un inspector asombroso.

0 Comentarios en “LA MÁSCARA DE DELFINOXTLI”

Deja tu comentario