Cuaderno de Campo Imagen de cabecera rotativa
“Si las variaciones son provechosas para los individuos de una especie, tenderán a la conservación de estos individuos y serán, en general, heredadas por los descendientes, que tendrán así mayor probabilidad de sobrevivir.”
CHARLES DARWIN El origen de las especies

nueva cita »

La vida a bordo del Beagle


El Beagle fue un navío de guerra de la armada británica, un bergantín de dos palos y armado con diez cañones en cada costado. Pero más adelante lo transformaron en buque de reconocimiento, con más espacio de almacenes y bodegas, y un palo más en la popa. Ahora ya estaba preparado para realizar misiones de exploración.
Tenía 27 m. de largo, y poco más de 7 m. de ancho. Y en ese espacio vivían 74 personas junto con todas las provisiones y materiales para pasar a bordo dos años, que al final se convirtieron en cinco.
Bajo las cubiertas, apenas había espacio suficiente para estar de pie. Darwin compartía camarote con dos oficiales, y trabajaba en la cámara del capitán.

Poco después de dejar atrás Inglaterra, Darwin sufrió grandes mareos, ya que no estaba acostumbrado a los viajes por mar. Sin embargo, tuvieron mucha suerte, ya que pudieron atravesar el Atlántico desde Cabo Verde hasta Brasil con muy buen tiempo.

En aquella época, un buque de vela era una de las máquinas más importantes y complicadas que existían. Se necesitaba una tripulación muy experimentada para manejarlo. En el Beagle iban 34 marineros, seis grumetes y diez oficiales, además del capitán. También llevaban ocho soldados, un cirujano, un técnico de instrumentos, un ilustrador, Darwin y sus dos criados, y tres indígenas de Tierra del Fuego.

La vida a bordo era muy dura. Los marineros tenían que trabajar a turnos para hacer navegar el barco. Había que vigilar constantemente el estado de los cabos y las velas, cambiándolas en función de la fuerza del viento.

Los oficiales organizaban el trabajo, y también calculaban la posición del barco, y los rumbos que debían tomar.

Darwin trabajaba constantemente: organizaba sus anotaciones, y también construyó una red para atrapar plancton que funcionó estupendamente.

Un comentario

  1. Esther dice:

    Enhorabuena!, vuestro cuaderno de campo es muy interesante.
    Es un placer ver que personas tan jóvenes valoran y ensalzan la Ciencia.
    Nestor, se entiende que cada día aprendas algo de ellos/as y puedes estar seguro de que ahora somos muchos/as los que también aprendemos de ellos/as.
    De manera que gracias a todos/as por compartir vuestro trabajo y adelante.
    Saludos.
    Esther

Dejar una respuesta