Cuaderno de Campo Imagen de cabecera rotativa
“Si se pudiera demostrar que existió un órgano complejo que no pudo haber sido formado por modificaciones pequeñas, numerosas y sucesivas, mi teoría se destruiría por completo.”
CHARLES DARWIN

nueva cita »

Cómo navega un barco de vela

Instrumentos de navegación.

Cuando en  los viajes en barco, los marinos no pierden de vista la costa, se llama navegación de cabotaje. Cuando los viajes son largos, y la costa se pierde de vista, se llama navegación de altura.

Navegar a vela no es una tarea fácil, sobre todo cuando se trata de viajes largos, es decir, de navegación de altura. Los marinos se sirven de una serie de instrumentos que les permiten situarse en alta mar, y por tanto, calcular la ruta que tienen que seguir.

El compás o rosa de los vientos es un instrumento conocido desde hace siglos, que sigue siendo básico en la navegación. La aguja imantada del compás señala el norte magnético, y arrastra en su movimiento a la rosa de los vientos. La parte de la rosa que coincide con la proa del barco señala la dirección de navegación.

El compás se aloja en un mueble llamado bitácora, que lo protege y lo mantiene siempre en posición horizontal. En ella va también un clinómetro, que mide la escora o inclinación del barco. La bitácora es uno de los instrumentos que más deben cuidar los marinos, y es muy importante para conocer el rumbo que lleva el barco.

Por eso, al diario de viaje que llevan los capitanes de barco se le llama cuaderno de bitácora. En él anotan la distancia recorrida diariamente, el rumbo o dirección tomados, el estado del tiempo y de la mar, incidencias, …, etc.

En la actualidad, a los blogs, que son diarios que la gente publica en internet, se les llama también bitácoras, porque en un principio contaban los sitios web por los que había navegado su propietario.

El sextante se utiliza para medir la latitud, a partir del cálculo de la altura de un astro determinado. El navegante tiene que mover la alidada hasta que los espejos parezcan alinear el sol con el horizonte. Leyendo entonces el ángulo que indica, se puede calcular el ángulo del sol, y por tanto, la latitud Norte-Sur del barco.

Calcular la longitud, es decir, la situación Este-Oeste era más complicado, y necesitaban cronómetros de cierta precisión, ajustados a la hora de Greenwich (meridiano 0). Comparando la hora local con la de Greenwich, se puede saber a cuantos grados Este u Oeste del meridiano 0 se halla el barco.

Rumbos y viradas.

El rumbo es la dirección que sigue el barco. Dependiendo de cómo incida el viento sobre las velas, los rumbos pueden ser:

  1. PROA AL VIENTO – Las velas no portan (no cogen viento), y por lo tanto la embarcación no avanza. Es una buena posición para afrontar temporales.
  2. NAVEGAR DE BOLINA, O EN CEÑIDA – Para avanzar, el barco deberá navegar en zig-zag, ciñendo alternativamente a babor y estribor. esto se llama cambiar de bordada.
  3. NAVEGAR DE TRAVÉS, O A LA CUADRA – El viento sopla desde un lado, perpendicular al costado del barco.
  4. NAVEGAR A UN LARGO – Es el rumbo más favorable, con el viento soplando diagonalmente desde popa.
  5. NAVEGAR EN POPA – La vela mayor coge el viento que viene de detrás, y la otra vela no porta del todo (queda parcialmente desventada).

Dejar una respuesta